2020
Un nuevo año, una nueva década
23 diciembre, 2019
La historia de amor de vuestras vidas
Casarse en tiempos de corona virus
17 abril, 2020

La boda de Carmen y Alejandro
Finca Villa María

Nada podía haber salido mejor. Así podríamos definir lo que fue la boda de Carmen y Alejandro, una pareja fantástica, llena de vida y con ganas de comerse el mundo.

Nos conocieron por la boda de Brenda y Roberto años atrás. Lía y Alan, hermano de Brenda, son amigos íntimos de Carmen y Alejandro y nos recomendaron para estar junto a ellos el día de su boda. Desde el primer contacto en nuestra oficina tuvimos una conexión especial. A Carmen le apasiona el mundo de las bodas, trabaja parte del año en ello, y tiene una mente súper organizada y con las ideas claras. Mientras que Alejandro es un torrente de nuevos proyectos y energía renovable, una de esas personas con las que puedes pasar hablando horas sin darte cuenta.

El día fue absolutamente espectacular. Finales de septiembre, la playa de San Lorenzo en Gijón a rebosar, y los 300 invitados dispuestos y con ganas de disfrutar de una boda única e irrepetible. Alejandro se vistió en casa de sus padres junto a todos sus amigos; fue todo un momentazo. Mientras que Carmen se preparó en la misma Finca Villa María, un palacete precioso del siglo XIX ubicado en el corazón de Somió, en la ciudad de Gijón. Para el peinado se decantó por la empresa Gerclem, mientras que el maquillaje fue obra maestra de su amiga Patricia Pérez Bardiola. El vestido fue el gran protagonista del día, de la mano de Castellar Granados, desmontable en dos piezas y con el tul como parte clave del diseño. Aunque tampoco pasaron por alto los fantásticos botines de Gianvito Rossi. De la decoración floral, así como del ramo, se encargó Pando Floristas.

La ceremonia se celebró en la Iglesia de San Pedro, en el margen occidental de la playa de San Lorenzo de Gijón. Y posteriormente el cóctel, almuerzo y fiesta se llevaron a cabo en la Finca Villa María bajo el buen hacer del Catering Manzano, con el chef Nacho Manzano al frente. Dado el día tan espectacular, y la cantidad de platos, el cóctel se alargó más de dos horas hasta la entrada al comedor donde la energía y ganas de pasárselo bien contagió a todos los presentes.

No hay que olvidar ni mucho menos a Javi y Juan, de Eleven Moments, quienes se encargaron del video de la boda y con los que siempre es un gusto coincidir y trabajar juntos.

A continuación os dejamos un pequeño resumen fotográfico de la boda que también podéis ver en el blog de La Champanera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *